Museo del Telégrafo: comunicación con el tiempo y el espacio

El actual espacio que ocupa el museo, está ubicado en lo que fue la primera oficina telegráfica del país, dentro del antiguo Palacio de Comunicaciones (Edificación que hoy ocupa el Museo Nacional de Arte), construcción realizada por el arquitecto italiano Silvio Conttri; su inauguración y apertura al público, se llevó a cabo en noviembre del 2006.

Un gran espacio en el ala oriente del MUNAL.

Aunque la planeación y ejecución de la museografía, se hace en conjunto con las instancias del Museo Nacional de Arte en el año 2000. Aquí se brindan actividades como lo son talleres en temas de telecomunicación, además de la realización de diferentes proyectos como los son “Un Verano para ti” que se lleva a cabo junto con la Secretaría de Cultura. Además de un programa que ya está muy establecido en la Ciudad de México, que es la Noche de Museos, en la cual el Museo del Telégrafo participa ya desde hace tiempo.

El Museo del Telégrafo forma parte del área de Telecomunicaciones de México (Telecomm), organismo dependiente de la Secretaría de Comunicaciones. Se comparte el espacio en el ala oriente del MUNAL. Los visitantes que entran al MUNAL, pueden entrar al Museo del Telégrafo (la entrada es gratuita); en cambio, los que entran directamente por el acceso principal sobre el callejón de Xicoténcatl, se les restringe el acceso al MUNAL.

Su horario es de martes a domingo de 10am a 5.30pm. Dentro de las diversas actividades se realizan presentaciones de libros, exposiciones temporales -colectivas e individuales-, conciertos musicales para el programa de Noche de Museos, visitas guíadas, etcétera.

Dentro de éstas se destaca el taller lúdico “Vive las ciencias experimentales” cada último viernes de mes, aprovechando que los estudiantes de educación primaria/secundaria no van a clases; en donde una profesional de la Química realiza experimentos sencillos con los asistentes. Permitiendo una labor educativa y divertida.

En su vestíbulo se encuentran planos y documentos varios, sobre lo que fue el proyecto de construcción del palacio de comunicaciones a inicios del Siglo XX. En un predio que pertenecía a la Compañía de Jesús, y que formaba parte del corredor hospitalario del centro de la capital de la Nueva España, en ese entonces.

Otra actividad que se destaca es el hacer las iniciales del nombre con clave MORSE. Ya que finalmente, el Museo está basado en el aparato de comunicación más importante que surgió a inicios del siglo pasado. También hay que recordarle a las personas que Telecomm es un organismo que brinda muchos servicios de telecomunicación y servicios de carácter financiero. Hay más de 1,750 oficinas telegráficas en México. Localizadas, muchas de ellas en poblados pequeños y remotos, en donde quizá no haya acceso a la sucursal de un banco.

Ejemplos de los mensajes enviados a través del Telégrafo.

El telégrafo y la historia de México

Al mudarse, la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas, del actual inmueble del MUNAL, únicamente se mantuvo la administración central de Telégrafos. Pese a las diversas mudanzas y modificaciones (el Palacio también albergó por algunos años el Archivo General de la Nación) los telégrafos siempre se mantuvieron dentro del espacio. El telégrafo significó durante muchos, incluso después del periodo del Porfiriato, un elemento del desarrollo de la sociedad moderna en México.

El Museo del Telégrafo actualmente muestra una amplia colección de aparatos telégrafos de diferentes años, tecnologías y marcas; así como también, las formas en cómo fue evolucionando y modernizándose este objeto primordial para establecer comunicación y dar las noticias casi “al momento”.

Incluso en la actualidad, el Poder Judicial notifica a los ciudadanos, vía telegramas. Otro ejemplo de servicio es el conocido “giro telegráfico” para el envío de dinero, que continúa operando el día de hoy en México.

La Arquitectura

El espacio que alberga el Museo del Telégrafo es majestuoso. Con un techo con notas de carácter barroco y rococó, y murales que retratan una alegoría de la historia de las telecomunicaciones. Columnas rosadas con detalles en latón y muchos otros elementos que hablan del fuerte carácter e importancia que se le daba a la comunicación vía el telégrafo.

En este espacio se le daba atención al público para enviar cientos de telegramas al día. Existían mostradores acabados en madera, metal y mármol, herrería italiana y detalles muy lujosos, que contrastan en mucho con lo que es hoy una oficina de atención al público.

David Mondragón Olivares quien lleva 5 años como coordinador del Museo del Telégrafo, es egresado de Filosofía de la UAM-Iztapalapa, con estudios de posgrado en Historia del Arte por la Universidad Anáhuac.

Mayores Informes:

Museo del Telégrafo: Calle Tacuba 8, Col. Centro. Ciudad de México, México. Entrada principal por callejón Xicoténcatl o bien, con boleto pagado, a través del Museo Nacional de Arte. Correo: museotelegrafo@telecomm.gob.mx Teléfonos: (55) 55219351 o 55102370.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Arquitectura, Ciudad de México, Cultura, Exposición, Historia, México, Museos, Turismo Cultural

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s