Carla Rippey exhibe su herencia como migrante en formato fotográfico

México, D.F.- La migración, abordada como un motor de la humanidad y no como un fenómeno social de las últimas décadas en la frontera norte de México, es tema de reflexión de la fotógrafa estadunidense Carla Rippey, en la exposición Cuando mi sangre aún no era mi sangre, un periplo desde la ciudad de Kansas hasta la Ciudad de México 1880-1920, que se presenta en Pachuca, Hidalgo, donde continuará hasta el 13 de febrero.

“Todos venimos de otra parte. La migración no es un invento de los mexicanos en la frontera norte, la Tierra se ha poblado por milenios de migración humana”, asegura la artista visual, nacida en Kansas City, EUA, y radicada en México desde 1973, quien a través de 222 imágenes brinda un discurso visual de este fenómeno social.

A través de la muestra “Cuando mi sangre aún no era mi sangre…”, exhibida en la sala Nacho López de La Fototeca Nacional del Instituto Nacional de Antropología e Historia, la autora da cuenta de su inquietud por esta temática, que derivó de su propia condición de migrante y también de sus antepasados, quienes formaron parte de esa ola que llegó a la pradera americana (oeste de EU), conocida como los pioneros, formada especialmente por granjeros.

“Quise relacionar mi propia herencia cultural de migrante con la historia de la migración de mexicanos hacia Estados Unidos”, comentó la artista, quien revisó imágenes de las colecciones Solomon D. Butcher, de la Sociedad Histórica del Estado de Nebraska; de la Robert Runyon, de la Universidad de Texas en Austin, y de los archivos de la Fototeca Nacional del INAH.

La fotógrafa recortó estas imágenes para enfatizar ciertos elementos, mismas que cosió a un soporte para darles otro acabado. “Estuve siempre en el filo, entre el intento de respetar la naturaleza documental de las fotografías y la necesidad de crear una coherencia expresiva para mí misma”.

A través de esta exhibición, la fotógrafa subraya el carácter global de la migración humana y el trato indigno que reciben los inmigrantes, afirmando que paradójicamente los que más los maltratan también descienden de éstos. “Territorialidad mata memoria, por ello quise crear un puente entre mi historia personal y la de mi país adoptivo”.

Carla Rippey ha expuesto de manera individual en los museos Carrillo Gil, Nacional de la Estampa, de Arte Moderno, Universitario del Chopo, en el Museo de Monterrey y en la Galería de Arte Mexicano, entre otros, además de llevar más de 30 años participando en exposiciones colectivas nacionales e internacionales.

La exposición seguirá abierta al público hasta el 13 de febrero, de martes a domingo de 10:00 a 6pm, en la Sala Nacho López de la Fototeca Nacional del INAH, Exconvento de San Francisco, Pachuca, Hidalgo.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Arte, Artes Visuales, Enero, Exposición, Fotografía, Hidalgo, México

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s