Archivo diario: 11 enero, 2011

San Ildefonso invita a mesa redonda ¿Orozco, siempre monero?

México, D.F.- El Antiguo Colegio de San Ildefonso invita a la mesa redonda ¿Orozco, siempre monero?, con la participación de los destacados personajes del periodismo gráfico: Antonio “Helguera”, Rafael Barajas “El Fisgón”, Gonzalo “Rocha” y Eduardo del Río “Rius”, quienes el próximo jueves 13 de enero a partir de las 4pm, abordarán la faceta del muralista mexicano en la caricatura política en los periódicos y revistas de los años anteriores y posteriores a la Revolución Mexicana.

José Clemente Orozco ha sido uno de los caricaturistas más sobresalientes de México, sus primeros años estuvieron fuertemente marcados por la Revolución. Plasmando así en sus dibujos todo un sentido crítico, irónico y violento, rompiendo los moldes establecidos por la sociedad.

Debido a un accidente que sufrió con pólvora, Orozco con una sola mano -derecha- produjo entre 1906 y 1926 más de un centenar de caricaturas en por lo menos una docena de publicaciones diferentes, abordando con picardía tanto la relación entre los sexos, las estrellas de espectáculos de diversos tipos, las deficiencias en los servicios públicos, las manipulaciones de la burocracia. Muchos lo consideraron el “Goya mexicano” debido a  su gran carga de violencia en sus pinturas.

Sigue leyendo

2 comentarios

Archivado bajo Arte, Ciudad de México, México, Museos, Pintura, UNAM

Diversos títulos de la serie A través del espejo, presentes en ciclo Noctámbulos

México, D.F.- El Fondo de Cultura Económica (FCE) como parte de sus primeras actividades del año 2011, presentará títulos de su serie A través del espejo, Biblioteca Juvenil: Lucas, Candy, Severiana y Reinas, así como la colección 18 para los 18, el próximo viernes 14 de enero a las 7pm, en la Librería del Fondo Rosario Castellanos, en el marco del ciclo Noctámbulos y con la intervención de Rojo Córdova.

Candy, de Kevin Brooks, por ejemplo, es una novela con una temática interesante y como personaje central lleva a un chico de 14 años, quien se enamora de una adicta a las drogas, dos años mayor que él, “no es una historia rosa de amor, sino que vincula el mundo de la fantasía con la reflexión, la visión cotidiana de los chavos y su despertar a la sexualidad”, ha dicho el propio autor.

Brooks quería escribir una historia de amor pero desde el punto de vista de un chico, ya que existen muchas historias de este tipo desde el punto de vista femenino, pero los chicos también se enamoran; “la única diferencia es que ellos no pueden decir que están enamorados y entonces se guardan todo, se vuelve muy traumático, muy confuso…una experiencia increíble”, ha comentado también.

Y Lucas, también de Brooks, le sirvió a su autor para aprender que “escribir es algo que puede surgir de lugares dentro de ti, de los que no estás consciente, lugares que tal vez no entiendes, y todo lo que tienes que hacer es confiar en ti mismo, confiar en esas partes de ti que no entiendes y dejarlas que se encarguen de la escritura”. Sigue leyendo

Deja un comentario

Archivado bajo Ciudad de México, Enero, Literatura, México