Entre Actos: Cáncer de olvido en Teatro Julio Prieto

Alberto Rojas-Eguiluz
Twitter: @albertodre

Visiones de un México futuro sobran, y prácticamente todas son casi catastróficas, incluso la de Víctor Salcido, autor y director de la obra Cáncer de olvido, quien desarrolla este texto en un tiempo no muy lejano, pasando 2012. En ella, el escritor Martín Serrano, una celebridad del mundo cultural, es desaparecido y torturado por haberse declarado en contra del régimen militar que recientemente entró al poder. En esa prisión clandestina se conoce la historia personal de Serrano y lo que le sucedió al país por medio de un desfile de personajes interpretados todos por Roberto Sosa.

En esta acertada crítica nadie se salva: el gobierno, la iglesia, el sistema educativo, los medios de comunicación, las autoridades… todos quienes han formado para bien o para mal al México de hoy y que corre el riesgo de transformarse mañana en el que presenta Cáncer de olvido: un país en donde la libertad de expresión corre peligro gracias a una doble moral de la sociedad y a su memoria tan corta.

Pero lejos de ser una obra pesada disfrutable solamente por aquellos que están al pendiente de la vida política del país, Cáncer de olvido, a pesar de mostrar una realidad espeluznante, tiene un sarcasmo y un humor negro que la hacen sumamente ligera y entretenida. Si a esto le sumamos los 10 personajes interpretados magistralmente por Sosa, tenemos una experiencia teatral casi única que hace reflexionar pero al mismo tiempo es capaz de divertir.

Tal vez suene raro, pero en sus 30 años de trayectoria, Sosa jamás había hecho un monólogo. ¿La razón? Hasta ahora se presentó la ocasión, y vaya que si la desquita con una actuación memorable. Además de Serrano, Roberto Sosa interpreta a un terrorista, a un junior, a su propia maestra de primaria (gracias a la cual se convirtió en escritor), a su torturador, al presidente, a un conductor de televisión, etc.

Todo esto sin necesidad de cambios de vestuario y con una puesta en escena que se convierte en un personaje más: monitores que dan noticias absurdas, una bandera descolorida, un podio desde el que habla el presidente para cederle el poder a los militares, una virgen del tamaño del escenario y un banco son suficientes para que Cáncer de olvido mande un mensaje claro: en el México de hoy, el olvido individual es un síntoma y la amnesia colectiva es un cáncer.

Cáncer de olvido se presenta los juevesa las 8:o0 pm en el tetaro Julio Prieto (Antes Xola) ciudad de México.

*Imagen: Interescena

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Cultura, Entre Actos, México, Teatro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s